La felicidad es el camino…

 

“La felicidad no es el final del camino ,es el camino”

El sendero se abre delante de mi en abanico.
Por lo menos cinco rumbos diferentes se me ofrecen.
Ninguno pretende ser el elegido, sólo están allí.

Un anciano está sentado sobre una piedra, en la encrucijada.
Me animo a preguntar:
-¿En qué dirección, anciano?
-Depende de lo que busques —me contesta sin moverse.
-Quiero ser feliz —le digo.
-Cualquiera de estos caminos te puede llevar en esa dirección.
Me sorprendo:
-Entonces… ¿da lo mismo?
-No.
-Tú dijiste…
-No. Yo no dije que cualquiera te llevaría; dije que cualquiera puede ser el que te lleve.
-No entiendo.
-Te llevará el que elijas, si eliges correctamente.
-¿Y cuál es el camino correcto?..

El anciano se queda en silencio.
Comprendo que no hay respuesta a mi pregunta.
Decido cambiarla por otras:
-¿Cómo podré elegir con sabiduría? ¿Qué debo hacer para no equivocarme?
Esta vez el anciano contesta:
-No preguntes… No preguntes.
Allí están los caminos.
Sé que es una decisión importante. No puedo equivocarme…

El cochero me habla al oído, propone el sendero de la derecha.
Los caballos parecen querer tomar el escarpado camino de la izquierda.
El carruaje tiende a deslizarse en pendiente, recto, hacia el frente.
Y yo, el pasajero, creo que sería mejor tomar el pequeño caminito elevado del costado.

 

Soy yo el que ahora, completo, debe decidir el camino.

Me siento en el lugar que ocupaba el anciano y me tomo un tiempo, simplemente el tiempo que necesito para tomar esa decisión.

Sin urgencias. No quiero adivinar, quiero elegir.

Llueve.
Qué importa si las gotas me mojan un poco, importa el camino.
No importa llegar, importa el camino.
En realidad nada importa, sólo el camino

Gracias…

 

 

Mantente en un estado de gratitud constante…

Por todo lo que eres y por todo lo que tienes.

Dale a cada momento, a cada situación… el valor que tiene.

 

Vive saboreando…  disfrutando el café que te tomas, el aire que respiras,

la ducha en la mañana, las sábanas limpias en la noche.

 

El nivel vibratorio de la gratitud es altísimo.

Las ondas son similares a las del amor, poderoso por sí mismo.

Si logras mantenerte en ese estado por un tiempo considerable

y de manera sostenible… los pequeños milagros se acercarán a tu vida.

 

El simple hecho de vivir consciente y despierto cada  momento…

Sintiéndose vivo y presente, ya es suficiente.

 

El universo solo sabe de vibraciones…

Esas vibraciones que irradias a través de tu estado de ánimo

son las semillas que estás plantando en tu día a día.

 

Se recoge lo que se siembra multiplicado por diez.

 

A veces

 

 

A veces, sólo a veces…

Retirarse no es rendirse. Estar en contra no es agredir.

Cambiar no es hipocresía y derrumbar no es destruir.

Estar a solas no es apartarse y el silencio no es no tener que decir.

Quedarse quieto no es por pereza.

Sumergirse no es ahogarse, ni retroceder es huir.

 

A veces, sólo a veces…

Hace falta lograr soltarse, izar las velas, abandonarse,

dejar que fluya, que el viento cambie…

Cerrar los ojos y saber que todo saldrá bien.

MANTRAS PARA EL CAMINO

 

 

1- Las cosas son para bien.

2 – Soy más que este cuerpo.

3 – Mi vida es un reflejo de mis pensamientos.

4 – Puedo cambiar mis pensamientos.

5 – Soy responsable de mis acciones.

6 – Me abro a presenciar cosas buenas.

7 – Tengo fuerza para experimentar mis sentimientos.

8 – Ser vulnerable es permitirme sentir.

9 – El miedo es un grito de auxilio al amor.

10 – Tengo un propósito.

11 – Soy libre de crecer y probar cosas nuevas.

12 – Confiaré en mi intuición.

13 – Merezco ser amado. No me conformaré con menos.

14 – Todas las personas pueden enseñarme algo.

15 – Confío en que estoy en el lugar adecuado.

16 – Valgo la pena.

17 – Mi éxito no se mide con cosas externas.

18 – Daré lo que quiero recibir.

19 – No me avergüenzo de lo que siento.

20 – Ya soy. Aquí, Ahora.

Tu día mágico

 

 

Una de las cosas que más nos paraliza son nuestros pensamientos.

Ellos son también los que nos empujan hacía una meta y nos motivan para actuar.

Hemos de elegir bien lo que deseamos pensar.

 

Las obsesiones nos roban tiempo y energía.

Estás aquí y ahora, y tal vez, estás deseando cosas o personas que no forman parte del presente, tan solo de tus pensamientos recurrentes.

Las necesidades las creamos nosotros.

 

Mientras pasan todos esos pensamientos por tu cabeza,

delante de ti están ocurriendo acontecimientos maravillosos.

 

Asómate a la ventana y observa.

En el mundo están pasando cosas increíbles.

A tu alrededor tienes personas fantásticas.

 

Si te obsesionas con el pasado o con lo que pasará en el futuro, no serás capaz de disfrutar del momento.

 

Esta es la única vida que tienes y es maravillosa.

Siempre hay momentos especiales y están esperando a que te

des cuenta de que están ahí.

 

Abre los ojos.

Observa tu mundo.

Disfruta de cada minuto como si fuera el último…

 

 

Hoy es un día mágico… BIENVENIDO A TU DÍA.

 

 

 

 

Échate a volar…

 

 

“Dicen que estamos hechos de lo que hicimos.

Pero yo pienso que estamos hechos de lo que haremos,

de lo que soñamos, de lo que podemos llegar a ser.

 

Así que baña el amor en el pasado,

abrázate a tu futuro

y échate a volar.”

 

 

 Mind of Brando

 

El regalo…

 

 

- Si alguien se acerca a ti con un regalo y tú no lo aceptas…

¿A quién pertenece el regalo?- preguntó el Samurai.

A quien intentó entregarlo – respondió uno de los discípulos.

 

Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos- dijo el maestro.

Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

Eres lo que alimentas…

 

 

Un antiguo indio Cherokee dijo a su nieto:

“Dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos:

Uno, malvado, es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad,

las mentiras y el ego.

El otro, Benévolo, es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad,

la bondad, la empatía, la verdad….”

 

El niño pensó un poco y preguntó: “Abuelo, que lobo gana?”

El anciano respondió: “EL QUE ALIMENTES”.